Los efectivos del halcón de Berbería o tagarote (Falco [peregrinus] pelegrinoides) en Canarias han experimentado una asombrosa recuperación natural en los últimos años. Se ha pasado de unas pocas parejas a principios de los noventa, básicamente restringidas a las islas orientales, a casi 150 bien distribuidas hoy día por todo el archipiélago. A pesar de dicho aumento, este halcón está estrictamente protegido, al igual que el resto de las rapaces canarias, por las leyes regionales y nacionales.

    Aunque en la actualidad, gracias a diversos estudios, conocemos con cierto detalle algunos aspectos de la biología reproductiva de los halcones canarios, hasta la fecha sus hábitos alimenticios no han sido descritos de forma pormenorizada en el archipiélago. Esta información aportaría, sin duda, algunos indicios para clarificar las causas de esa espectacular recuperación poblacional antes mencionada.

    Por lo que sabemos, la dieta del halcón de Berbería en las islas parece estar constituida en buena medida por palomas bravías o cimarronas (Columba livia). Si a ello unimos el evidente incremento poblacional de sendas especies, no es de extrañar que cada vez sean más frecuentes y visibles los lances de caza, y que las palomas domésticas representen a menudo las capturas. Esto choca casi siempre con el fuerte arraigo de la colombofilia en un amplio sector de la sociedad canaria, provocando con frecuencia la aparición de un conflicto de intereses. Tal animadversión es una de las razones por las que varios desaprensivos matan cada año halcones en estas islas, bien a tiros o bien usando otros métodos.

    A fin de estudiar la composición general de la dieta, así como de evaluar la importancia real de las palomas domésticas en la misma, durante los últimos años (2010-2014) hemos efectuado colectas sistemáticas de restos de presas de halcones en Lanzarote y Tenerife (cuadro 1). Dado que es imposible conocer fehacientemente el origen de las palomas consumidas si no se recogen la patas con anillas, pretendemos utilizar técnicas moleculares (isótopos estables) para determinar la contribución relativa de las palomas domésticas y cimarronas. Nuestros resultados, dada la importancia del conflicto latente, serán interpretados, revisados y publicados con la mayor brevedad posible.

   Además de las consideraciones éticas, todas las fases del presente trabajo siguen las regulaciones legales establecidas. Para la recogida de muestras y manipulación disponemos de la correspondiente autorización de la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, y para circular por pistas (reguladas) con la del Área de Medio Ambiente, Sostenibilidad Territorial y Aguas del Cabildo de Tenerife. Este estudio también cuenta con  la participación de la Estación Biológica de Doñana-CSIC y de la delegación canaria de SEO/BirdLife.

 



  

Cuadro 1. Las entregas de presa por parte del macho a la hembra durante el cortejo parecen estar estrechamente vinculadas a la pretensión copulatoria. Además de los restos de presas, al pie de posaderos y/o nidos (A) también se recogen todas las egagrópilas presentes (B). Su análisis (C) apenas contribuye al conocimiento real de la dieta, pero puede revelar curiosos datos sobre capturas muy pequeñas e inusuales, así como sobre dispersión secundaria de semillas, entre otros.

 

 

 

 COLABORA

 

 

 

Publicaciones relacionadas

 

 

Entidades participantes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© 2013 Grupo de Ornitología e Historia Natural de las islas Canarias